viernes, 10 de septiembre de 2010

ELECCION

ESTE AÑO TE RECORDARE CELEBRANDO UN FIESTA DE VIDA

TE RECORDARE VIVENDO INTENSAMENTE

HACIENDO USO DE AQUELLO QUE LA VIDA MISMA ME REGALO

ESTE AÑO TE RECORDARE VIVIENDO INTENSAMENTE

TOMANDO LO BELLO DE LA VIDA

TOMANDO LO QUE DA Y NO LO QUE QUITA.

REIRE, AMARE, ME EMBORRACHARE

Y BRINDARE UNA VEZ MAS

POR LO QUE HAY Y NO POR LO QUE SE FUE

TE RECODARE ASI…

ESE SERA MI HOMENAJE.


M.KLEIN

jueves, 2 de septiembre de 2010

Dando vueltas y vueltas...


¿Que significa cuando decimos “ NO”?

El diccionario dice que es un adverbio de modo, sin embargo podemos considerarlo un monosílabo, al que uno puede darle tantas significados que vale la pena reparar en ellos.

Hay veces que un “No” seco y sin mucha expresividad puede mas que un “No” a los gritos y gesticulado

Creo que hay infinitos tipos de “Noes” Hay un “ No” que defiende, otro “ No” que indica que no se desea compartir “un hacer” o algo material ; hay otro que expresa sorpresa, otro que marca un limite y así podremos ir descubriendo la infinidad de “Noes” que solemos decir casi de manera automática

Por ahí lo interesante sea empezar a tomar conciencia de que tipo de “No” estamos queriendo transmitir para que la respuesta acompañe nuestra decisión

Hay veces que el cuerpo ni siquiera acompaña esta expresión , y otras donde solo menear la cabeza para ambos lados ya lo transmite .

Hay veces que ese “No” es producto de una toma de decisión pensada y analizada en cambio otras veces el uso de ese monosílabo es solo una respuesta automática, es decir sin pensarlo mucho.

Esos “ Noes” nos llevan a veces una resolución errónea de un conflicto mientras que otras los resolvemos exitosamente .

Pero cuidemos de no racionalizar tanto este vocablo porque puede darnos una extraña sensación de agobio al estar constantemente eligiendo y entonces alli nazca el “famoso” temor a equivocarnos , sensación tan habitual muchas veces , nos suele jugar una mala pasada

Para evitar toparme con ese sentimiento, me viene a la memoria la respuesta que me dio una vez mi padre , cuando yo estaba atravesando un momento muy particular de mi vida.

Me dijo _”A Diós lo que es de Dios y al hombre lo que es del hombre” _y con eso entendí que a veces la elección de un “No” podia tener injerencia directa sobre el conflicto y que otras veces tenia que soltarlo , porque la respuesta respecto la elección ya no dependía de mi , sino de algo superior que puede llamarse Dios, El Destino, El Universo..

Recuerdo que senti esa respuesta como lo es el agua fresca en un dia bochornoso de verano porque el alivio de tomar decisiones y equivocarme habia pasado a un segundo plano.



M.Klein

Set 2010

viernes, 13 de agosto de 2010

ENCUENTRO DE ALMAS






A la misma hora

de” ese” día de la semana

en el club de “ese” barrio

ellas van llegando.

Cada una con sus pesares y sus mochilas

se encuentran ,

se sonríen,

se abrazan ,

se dan palmadas de risas

y cuando todas ya arribaron

dan inicio al encuentro de almas.

Se sientan en circulo,

“ para que la energía no se escape” dicen

Rostros con pasado

con arrugas de vida

con dolores ya cicatrizados,

a veces con heridas aun dolientes

Pero todas y digo TODAS

mientras dura ese tiempo de encuentro

se abren como libros de vida,

Condimentando esa sopa

que con las vivencias arrobadas

cada una ira ofreciendo

mientras trascurre la cita

entre risas y lagrimas.

quejas , suspiros

aplausos y abrazos.

El tiempo no se detiene

la reunión llega a su fin

todas se levantan

se vuelven a abrazar

con la certeza de que han dado y recibido

el mas hermanado amor

y con palmadas de risas y bochinches

cada una se despide hasta la próxima semana,

llevándose consigo

capital de oro,

que iran procesando y deglutiendo

en lo que resta de la semana .



M.KLEIN

AGO 10

lunes, 9 de agosto de 2010

Y ahora ¿qué leo?


Hace unos días, estaba reunida con amigas del cole en casa y una de ellas, que terminó su carrera universitaria hace poco, me preguntó: ahora que no tengo que estudiar, vos qué me recomendás para leer (nos conocemos hace años y sabe de mi amor incondicional por los libros).

Esa pregunta, tan simple en apariencia no es tan fácil de responder y me dejó pensando un rato. La lectura es algo personal y que depende muchísimo del estado de ánimo y las vivencias del lector en cada momento. Es complicado sugerir algún título o autor, sin saber algo más de qué esta esperando la otra persona.

Pero me puse en su lugar, recién recibida y con necesidad de refrescar la cabeza, después de tanta lectura obligada para cumplir con la facu y se me ocurrieron varios títulos por género. Los comparto también con ustedes...

Las novelas de Arturo Pérez Reverte, sobre todo las primeras en las que se mezcla la cultura, la historia, un toque de policial y mucha aventura: El club dumas, La carta esférica, La tabla de Flandes. O la saga de Alatriste, más de capa y espada, onda Los tres mosqueteros, pero en el Siglo de Oro español.

En plan romance, prefiero los clásicos: cualquiera de las seis novelas de Jane Austen (Sensatez y sentimientos, Orgullo y prejuicio, Mansfield Park, Emma, La abadia de Northanger o Persuasión), mucho romance, buenas fiestas, galanes de los que podes enamorarte. Ideal para disfrutar.
Depende del momento, también puedo vivir entre los clásicos, romances tortuosos: y para eso, las novelas de las hermanas Brönte tienen que ser la lectura elegida (Jane Eyre, Cumbres borrascosas). O "Lo que el viento se llevó", la novela que inspiró la película de Clark Gable y Vivian Leigh.

Para policiales, los ingleses y entre ellos Agatha Christie. Y ahí podemos elegir los de espías y misterio protagonizados por Tommy y Tuppence (como Matrimonio de Sabuesos), los de detectives (El misterioso caso Styles) o los policiales con romance (El secreto de Chimneys, El caso de los anónimos, El misterioso Sr. Brown).

Si la idea es leer cuentos y no seguir todo el hilo de una novela, el elegido es Córtazar. Y prefiero la frescura de sus primeros cuentos.

¿Qué otro título agregarían a la lista? ¿Qué me olvidé? ¿Qué sacarían?

viernes, 6 de agosto de 2010

Obligaciónes…¿esa maldita palabra?



Estando en una reunión de amigos presencie un debate sobre si las obligaciones son ” enemigas o aliadas”, ya que suele suceder que cuando uno se siente “obligado a “ sentimos una sensación de encadenamiento; casi como una asfixia a la que uno ya a partir en una determinada edad quiere evitar a toda costa.

Con ese extraño juicio me quede de dando vueltas (confieso que en lo personal me resonó bastante) y me dedique averiguar cual es el significado real de esa palabra.

Según el diccionario dice..

Una obligación' o deber es la situación en la cual una persona tiene que dar, hacer, o no hacer algo según la moral que posee. La etimología de la palabra obligación proviene del Latín, ob-ligare, que significa atar, dejar ligado. También es la dedicación que se le puede dar a algo que nos corresponde hacer. El término puede referirse a:

  • Obligación jurídica: En Derecho, una obligación es un vínculo jurídico por virtud del cual una persona llamada deudor, queda unida a otra llamada acreedor, para que de una prestación que puede ser dar algo, realizar una acción o mantener una abstención..”

Después de leer esta información sentí un baldazo de agua.helada.


¡Claro!

Si la obligaciones tiene que ver con generar un vinculo donde una persona se une a otra para realizar “una prestación” entonces mas que huir de un deber estamos escapando del compromiso con un otro o peor aun, con uno mismo.

Entonces la sensación de sentirse encadenado es real ya que la etimología misma de la palabra tiene que ver con “ dejar ligado- atar” según hemos visto en el diccionario.

Cuando decido encarar un proyecto, un trabajo, un viaje, lo que sea, siempre quedare comprometida conmigo misma de poder llevar a cabo aquello que he planeado , que aunque por muy placentero que sea, tendré que dedicarle esfuerzo y tiempo.

La obligación siempre lleva implícito la prestación de dar algo, realizar una acción o mantener una abstención; es decir que lo que no se puede hacer ante una obligación es “hacer nada “

Y volviendo a como nos afectan las obligaciones, cuando decidimos zambullirnos en ellas, automáticamente quedamos vinculados a la otra parte nuestra, que podrá ser “la exigente”, “la actora”, “la que evalúa “y muchas otras mas, que lograra que sintamos el placer de haber cumplido ese compromiso con nosotros mismos o dará lugar a un martillero constante de reproches por no haber obtenido el resultado esperado.

Otras veces cuando estamos haciendo algo placentero y decidimos dedicarnos a profundizar en ello, empezamos el camino del boicoteo , de la ausencia repentina de deseo, de dilatar el hacer eso que nos gusta tanto; hace su aparición ese concepto que sin saberlo uno ha ido incorporando, como ya bien cantaba Serrat , “con la leche templada y en cada canción” que dice: “.todo lo que hagamos tiene que ser perfecto” y eso agota , la sola idea de encarar algo con tanta perfección y comprometernos con nosotros mismo para ese resultado , es sencillamente es aterrador.

Pero la contracara de todo esto es que quien no toma obligaciones no se compromete y en ese acto mismo no crea lazos ni profundiza con si mismo ni con los demás .¡Nada menos!

Entonces….porque perdernos de crear lazos profundos que son como la savia de la vida y declararle la guerra a las obligaciones ¿lo vale?.

¡¡Zambullámonos en ellas!!


MKlein

lunes, 2 de agosto de 2010

Arte Argentino - Florencio Molina Campos

Este post es un pequeño homenaje a un gran artista, excelente difusor de la vida campesina en nuestro país. Todos lo conocemos, todos hemos visto su obra y me gustaría dedicarle esta entrada para seguir humildemente mostrando parte de su obra.

El 21 de agosto de 1891, nació Florencio Molina Campos en la ciudad de Buenos Aires. Eran diez hermanos y todos tenían como segundo nombre "De los Ángeles", que era también el nombre de la estancia de la familia de su madre en el Tuyú (General Madariaga, provincia de Buenos Aires)

Desde muy chico dibuja paisajes, escenas y personajes camperos que había observado y registrado durante su infancia en la chacra de su familia. Un hombre absolutamente autodidacta,no recibió jamas enseñanza de ningún tipo, se consideraba a si mismo "dibujante costumbrista". Utilizaba acuarelas sobre papel Canson y mas tarde pasteles... “Mi técnica –dijo- consiste en eliminar, sin vacilaciones, detalles que, por no añadir nada interesante, sólo sirven para recargar el cuadro y obscurecer su verdadero sentido. Acentúo lo característico, lo auténtico del gaucho y de ‘su ambiente’, haciéndolo resaltar casi hasta la estilización. El gaucho, al verse representado así, se reconoce; siente que aquello es verdadero y lo admite sin recelos, porque nunca lo muestro en situaciones arbitrarias.”


Un amigo le insta a que exponga sus trabajos. A él le cuesta animarse, pero finalmente, en el Galpón Central de la Sociedad Rural de Palermo se efectúa la muestra, durante la tradicional Exposición anual, en el año 1926, cuando tenia 35 años
.

De punta y hacha

El catálogo tiene un mate y una yerbera con una agarradera en forma de corazón y lleva el título de "Motivos Gauchos" (caricaturas). Presenta 61 trabajos. El público queda sorprendido por la gracia de las obras y en todos los temas predomina la misma intención risueña.

Visita la exposición el mismo Presidente de la Nación Dr. Marcelo T. de Alvear, quien se convierte en un admirador. Le ofrece en premio por su labor una cátedra de dibujo.

El retrato

En febrero de 1927, Molina Campos expone 36 obras en un local de la vieja Rambla de Mar del Plata. Al clausurarse el 3 de Marzo, ya no quedan cuadros sin vender. El presidente de la República, Dr. Alvear, visita la exposición y se muestra entusiasmado por la obra de Molina Campos y compra el cuadro "Charqueando", una doma de un feroz potro que lleva mal a su domador, que apenas se sostiene agarrando las crines.

El año 1928 es muy fructífero. Molina Campos es conocido y reconocido por todos. LA PRENSA en rotograbado del 26 de agosto reproduce tres de sus cuadros que se exponen en la Rural. Al día siguiente LA RAZON le dedica un artículo importante que nos da detalles de la exposición realizada en un local de Palermo, como parte integrante de la Exposición Internacional de Ganadería.

En 1929, El Ministerio de Agricultura le solicita su cooperación artística para el Almanaque que editará en 1930, pidiéndole lo haga "con cosas nacionales"..."apelando a su reconocido patriotismo". Escribe a Nueva York pidiendo consejos sobre la posibilidad de hacer una exposición en esa ciudad y remite fotografías de sus cuadros. Alguien, dice: "me insinuó también la posibilidad de irme a París; el Dr. Alvear está allá y me daría una manito, pero, si he triunfado en mi patria ¿Por qué no he de tentar fuera de ella?".

En la "Exposición de Artistas Argentinos y Uruguayos" en Montevideo, organizada por la Comisión de Homenaje al Uruguay en su Centenario, expone sus obras . La "Sociedad Anónima Argentina de Alpargatas", le encarga la confección del almanaque de la empresa para 1931, consiste en 12 originales. La obra de Molina Campos por este medio por largos años alcanzará todos los rincones del país y aún le dará fama en el exterior. Cada uno de los "meses" adquirirá valor de por sí y serán piezas de colección, y parte única de la única pinacoteca artística que tuvo en sus casas, almacenes y ranchos nuestro pueblo.

Aaaca tambo"

En 1932, la Comisión Organizadora de la Exposición del Centenario de Concordia (Entre Ríos) le solicita que participe con sus cuadros en la misma. Concordia está muy unido a sus recuerdos; allí fue feliz en su juventud y allí también murió su padre. No solo participa en la muestra, sino que dona un cuadro a beneficio del Hospital local, dependiente de la Sociedad de Beneficencia de Concordia.

Por primera vez expone en Witcomb de Buenos Aires. Inaugura la muestra el 14 de agosto, exhibe 48 obras.

En 1937 expone en la Galería Witcomb de la rambla de Mar del Plata, 44 obras e inaugura el 12 de febrero. Visitan la exposición el Presidente de la Nación Agustín P. Justo y el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires Dr. Manuel A. Fresco. Los recibe además del pintor, el señor Witcomb en persona.

Ese mismo año, se postula para una beca en los EstadosUnidos para estudiar dibujos animados. Piensa dedicar sus esfuerzos a producir con motivos nacionales, filmes educativos que lleguen a la niñez con mensajes patrióticos y morales.

En 1938 comienza a escribir su libro "Pampa", a pedido de Curtius Brown, sobre el gaucho, con sus ilustraciones que no alcanzó a publicarse. Realiza también durante todo el año 1938, numerosas exposiciones y sus obras son reconocidas en los Estados Unidos.

En 1939, retorna a la Argentina y abre su exposición en las nuevas Galerías Witcomb, de "paisajes pampeanos", "Negros" de los Estados Unidos de Norteamérica y "motivos gauchescos".

Dona "Cayeron los Colorados" y "Laguna de Chascomús" para el Museo de Dolores del Parque de los Libres del Sur.

En 1941 vuelve a Estados Unidos, y en 1942 es contratado por Walt Disney como asesor técnico, para colaborar el los rodajes de varias películas de dibujos animados de ambiente argentino. "El Gaucho Volador", El Gaucho Reidor", "Goofy se hace Gaucho" y Saludos Amigos".

descansito"

En 1943, firma un contrato con la Minneapolis Moline Power Implement Co,le comprarán 12 dibujos para su propaganda, en forma de calendarios, afiches, etc. Le regala al presidente Roosevelt, un ejemplar del "Fausto". Le envía a la Minneapolis para su aprobación, cuatro pinturas, de las que se exhiben en el Salón de Entrada del Teatro Globe en Broadway y la Cuarenta y Seis, donde están presentando la cinta "Saludos Amigos" por primera vez en Nueva York.

Colabora en el Festival Latino Americano organizado por la Asociación Consular Latino Americana de Los Angeles, en cooperación con los afectados por la guerra. Dona uno de sus dibujos, una doma impresa a toda página en el programa.

Falleció en el año 1959, pero vivirá para siempre en el recuerdo de los que admiran su arte.

Podemos encontrar mucha mas información y detalles de la obra del artista en http://www.molinacampos.net/esp/informacion.php ,

y también en la pagina de la fundación: http://molinacampos.org/.


Basado en la biografía del autor Juan Carlos Ocampo

martes, 20 de julio de 2010

FELIZ DIA DEL AMIGO CON UN POEMA DE VINICIUS!!!


Se necesita un amigo

No es necesario que sea hombre,
basta que sea humano,
basta que tenga sentimientos,
basta que tenga corazón.

Se necesita que sepa hablar y callar,
sobre todo que sepa escuchar.

Tiene que gustar de la poesía,
de la madrugada, de los pájaros, del Sol,
de la Luna, del canto, de los vientos
y de las canciones de la brisa.

Debe amar al prójimo y respetar el dolor que
los peregrinos llevan consigo.
Debe guardar el secreto sin sacrificio.
Debe hablar siempre de frente y
no traicionar con mentiras o deslealtades.

Debe tener un ideal, y miedo de perderlo,
y en caso de no ser así,
debe sentir el gran vacío que esto deja.

Tiene que tener resonancias humanas,
su principal objetivo debe ser el del amigo.

Debe sentir pena por las personas tristes
y comprender el inmenso vacío de los solitarios.

Se busca un amigo para gustar
de los mismos gustos,
que se conmueva cuando es tratado de amigo.

Que sepa conversar de cosas simples,
de lloviznas y de grandes lluvias y
de los recuerdos de la infancia.

Se precisa un amigo para no enloquecer,
para contar lo que se vio de bello y
de triste durante el día, de los anhelos
y de las realizaciones, de los sueños y de la realidad.

Debe gustar de las calles desiertas,
de los charcos de agua y los caminos mojados,
del borde de la calle, del bosque después de la lluvia,
de acostarse en el pasto.

Se precisa un amigo que diga que vale la pena vivir,
no porque la vida es bella, sino porque estamos juntos.

Se necesita un amigo para dejar de llorar.

Para no vivir de cara al pasado,
en busca de memorias perdidas.

Que nos palmee los hombros,
sonriendo o llorando,
pero que nos llame amigo,
para tener la conciencia de que aún estamos vivos.


Vinicius de Moraes

viernes, 16 de julio de 2010

Conociéndolos....Amir Valle









Hoy en nuestro espacio Conociéndolos....hablaremos y leeremos a AMIR VALLE.


Periodista, publicista, escritor y crítico literario. Nacido en Guántamo, Cuba, el 6 de enero de 1967.

Escribió novelas, ensayos, cuentos.

Entre sus novelas se destacan : "Largas noches con Flavia" ( 2008), "Tatuajes" ( 2007), "Las palabras y los muertos"( 2007).

Obtuvo varios premios literarios en su país y en otros como Alemania, República Dominicana y Colombia.

Y ahora sin más palabras comparto con los lectores de Bruges un cuento de Amir Valle para que cada uno lo disfrute y lo juzgue.


Abuelo en dos tiempos de Amir Valle.


A Ceferino, abuelo, cazador de improvisos.

Aquel día la muerte salió de caza. Lo supe porque el abuelo se puso a hablar de lo que nos esperaba en el más allá. Afuera soplaba un viento fuerte y la lluvia limpiaba los tejados. Nadie podía dormir por el ruido de los cines del techo y por la lloradera que mi hermanita de meses for mó. El caso es que la noche estaba sobre nosotros y en casa todos los ojos seguían abiertos. El abuelo no paraba de hablar de almas errantes y del infierno o el cielo, qué sé yo. Entonces fue que dijo lo de la muerte y me quedé tranquilo, oyendo sus cosas. Decía que se transformaba en todo, que iba siempre buscando inquilinos para su morada y sobre todo recuerdo haberle oído decir: "le gusta cazar de noche cuando llueve y hay viento fuerte".
Sentí un escalofrío que me iba ahogando, tuve que toser fuerte para sacarlo de allí; cuando solté el aliento, olía a tumba.
-El frío de la muerte está en todas partes -vol vió a decir y quedó mirando al techo; yo también miré; un ratón corría allá arriba por las vigas.
La muerte apareció por casa a eso de las dos, cuando los ojos no aguantaban más y los parpa dos se venían abajo al menor descuido. La sentimos caminar por el patio. Tobi empezó a ladrarle. Ninguno había abierto la boca hasta que el abuelo se puso de pie y, sacando el machete quo él mismo había colgado en la pared, dijo en voz alta, como para que lo oyeran de lejos:
-A mí nadie me va a coger así tan fácil, carijo; a lo que aparezca le arranco la cabeza.
Parece que la muerte lo oyó; enseguida se sintieron pasos que se alejaban. Abuelo abrió la puerta. "Se fue", dijo y soltando el machete se tiro en la cama; al poco rato roncaba.
Por la mañana se supo en el pueblo que alguien había rondado las casas durante la noche. Abuelo dijo que era la muerte. Lo miré con burla. Luego pasó otro diciendo que un borracho había amanecido muerto con su cosa afuera.
-A ese la muerte lo sorprendió cuando iba a orinar bajo el aguacero y como no tenía más nada se lo llevó.
Yo me reí al oírlo, me miró fijo, muy serio y tuve que callarme; me había visto la noche pasada esconderme bajo las sábanas, cuando dijo que la emisaria del otro lado andaba cerca.
La calma volvió con los días. Ya nadie en el pueblo hablaba de lo que había pasado; nadie, exceptuando al abuelo. Como todas las tardes, se sentaba en el portal y a menudo decía: "la muerte acecha, esto es solo una tregua para coger fuerzas". Aquella tarde había fiesta en el pueblo y entonces le oímos decir: "Hoy viene, hay carne en la olla".
Por la noche Mamá no nos dejó salir y para matar el tiempo nos sentamos a oírlo monologar. Volvió a hablar del más allá y de todo eso, supe que la muerte andaba cerca. Al rato vi pasar rumbo a la plaza, entre la gente, una señora muy elegante y altiva, pero con unos ojos absurdos, como de hielo; al pasar se quedo mirando al abuelo y sonrió. "Ahí va", le oímos decir.
-¿Quién es? -preguntaron mis hermanitos. Yo no tuve que hacerlo.
Seguro que esa noche quedó contenta. Dos hombres se machetearon por una señora elegante, decía la gente del pueblo; y la noche festiva del otro mes, lo mismo, porque otros tres aparecieron en un callejón tan llenos de ron que hubo que vaciarlos porque como estaban "ni los gusanos les meten mano", había dicho el sepulturero.
-Hoy vendrá la muerte -dijo el abuelo desde la cama. En la cocina Mamá lloraba y en la sala el doctor meneó la cabeza ante la pregunta de Papá; luego se fue, dejándonos en la nariz un fuerte olor a inyecciones y alcohol. Yo estaba acostado en el piso, cerca de la cama del abuelo; miraba las telarañas del techo; cuando lo oí mencionar aquello salí del cuarto y me quedé afuera, con ganas de coger el machete colgado en la pared para no dejar que viniera.
Yo miraba con el rabillo del ojo al abuelo, a través de la puerta abierta, cuando la vi llegar, pero sin saber que era ella. Estuvo parada en la ventana un rato; luego se posó en la cama y empezó a arrullar. Hubo un momento en que se quedó mirándome y yo veía aquella paloma parada allí; pensaba en la alegría que sentiría el.
-Espántala -dijo Mama, que la vio al pasar rumbo al patio. Quise cogerla y me levanté. Cuando llegué, la paloma se había posado en el cobertizo del corral. Mala suerte, me dije, pero al fijarme en sus ojos absurdos, "como de hielo", recordé; miré al abuelo y un cosquilleo húmedo comenzó a molestarme en los ojos.


FUENTE: www.amirvalle.com

GRACIELA AMALFI.

domingo, 11 de julio de 2010

Volver de viaje


Regresar de un viaje no es cosa sencilla.

Más cuando ese viaje fue intensamente vivido.

Vivido como en tiempo presente, dejando atrás todo los diálogos internos e insoportables murmullos que suelen invadirnos la cabeza cuando estamos en nuestro lugar de residencia

De golpe, al volver, nos damos cuenta que quedamos suspendidos, como en transito, nuestro cuerpo ha aterrizado pero nuestra cabeza quedo allá donde hayamos viajado

El segundo fenómeno extraño, es que cuando nuestra cabeza finalmente ha aterrizado aparece una voraz sensación de resistencia a zambullirse de nuevo en aquello que dejamos al viajar. No porque no nos guste, sino tal vez porque no queremos despertarnos todavía. O quizás también , descubramos que nos han dejado de atraer actividades que otrora considerábamos interesantes.

Un viaje es mucho mas que un ir a otro lugar, es abrir nuestra mente, el famoso “open mind”, es ver otras personas, culturas y tener la extrañísima sensación que todos transitamos la vida de la misma manera, estamos hermanados en nuestra condición humana, formamos parte del mismo universo.

Algo tal vez tan básico pero de significado tan profundo hace que ya no regreses de la misma manera

Haberte podido embeber de lleno en una situación tan placentera provoca que cuando vuelvas cueste muchísimo mas transitar aquellas situaciones cotidianas que no lo son .

Por ultimo quedan “las fotos “documentos” concretos que nos recuerdan puntualmente imágenes, que a su vez son disparadoras de emociones totalmente intransferibles, imposibles de poner en palabras ; que uno llevara en su haber por siempre , que formara parte de ese bagaje que uno va armando con el transitar por la vida.

Tal vez rescatar esa posibilidad de vivir “ese” tiempo presente y recrear esa conexión tan intima que tuvimos con el placer nos acerque de alguna forma a ese bienestar que supimos experimentar

miércoles, 7 de julio de 2010

Morelliana, siempre

Estoy leyendo "La vuelta al día en ochenta mundos" de Julio Cortazar, un escritorazo! Es un libro ilustrado y encontre este bello, y breve ensayo que quiero compartir con ustedes.

Aquí se cerraron unos ojos a través de los cuales el universo se contemplaba con amor y en toda su riqueza.
Epitafio de Hohann Jakob Wagner.

Como los eléatas, como San Agustín, Novalis presintió que el mundo de adentro es la ruta inevitable para llegar de verdad al mundo exterior y descubrir que los dos serán uno solo cuando la alquimia de ese viaje de un hombre nuevo, el gran reconciliado.
Novalis murió sin alcanzar la flor azul, Nerval y Rimbaud bajaron en su día a las Madres y nos condenaron a la terrible libertad de querernos dioses desde tanto barro. Por todos ellos, por lo que a veces se abre paso en nuestra cotidianeidad, sabemos que sólo desde el fondo de un pozo se ven las estrellas en pleno día. Pozo y cielo no quieren decir gran cosa, pero hay que entenderse, trazar las abscisas y coordenadas; Jung da su nomenclatura, cualquier poeta la suya, la antropología sabe de regímenes nocturnos y diurnos de la psiquis y la imaginación. Por mi parte, tengo la certeza de que apenas las circunstancias exteriores (una música, el amor, un extrañamiento cualquiera) me aislan por un momento de la conciencia vigilante, aqullo que aflora y asume una forma trae consigo la total certidumbre, un sentimiento de exaltante verdad. Supongo que los románticos guardaban para eso el nombre de inspiración, y que no otra cosa era la manía.
Todo eso no puede decirse, pero el hombre está para insistir en decirlo; el poeta, en todo caso, el pintor y a veces el loco. Esa reconciliación con un mondo del que nos ha separado y nos separa un aberrante dualismo de raíz occiental, y que el oriente anula en sistemas y expresiones que sólo de lejos y deformadamente nos alcanzan, puede apenas sospecharse a través de vagas obras, de raros destinos ajenos, y más excepcionalmente en arrimos de nuestra propia búsqueda. Si no se puede decir hay que tratar de inverntarle su palabra, puesto que en la insistencia se va cerniendo la forma y desde los agujeros se va tejiendo la red; como un silencio en una música de Webern, una broma de Marcel Duchamp, ese momento en que Charlie Parker echa a volar Out of Nowhere, estos versos de Attâr:

Tras de beber los mares nos asombra
que nuestros labios sigan tan secos como
las playas,
y buscamos una vez más el mar para
mojarnos en él, sin ver
que nuestros labios son las playas y nosotros
el mar.

Allí y en tantos otros vestigios de encuentro están las pruebas de la reconciliación, allí de la mano de Novalis corta la flor azul. No hablo de estudios, de ascesis metódicas, hablo de esa intencionalidad tácita que informa el movimiento total de un poeta, que lo vuelve ala de sí mismo, remo de su barca, veleta de su viento, y que revalida el mundo al precio del descenso a los infiernos de la noche y del alma. Detesto al lector que ha pagado por su libro, al espectador que ha comprado su butaca, y que a partir de allí aprovecha el blanco almohadón del goce hedónico o la admiración por el genio. ¿Qué le importaba a Van Gogh tu admiración? Lo que él quería era tu complicidad, que trataras de mirar como él estaba mirando con los ojos desollados por un fuego heracliteano. Cuando Saint-Exupéry sentía que amar no es mirarse el uno en los ojos del otro sino mirar juntos en una misma dirección, iba más allá del amor de la pareja porque todo amor va más allá de la pareja si es amor, y yo escupo en la cara del que vanga a decirme que ama a Miguel Angel o a E. E. Cummings sin probarme que por lo menos en una hora extrema ha sido ese amor, ha sido también el otro, ha mirado con él desde su mirada y ha aprendido a mirar como él hacia la apertura infinita que espera y reclama.

sábado, 12 de junio de 2010

Pintura en los Tiempos de la Revolucion de Mayo

Me sedujo el espíritu del Bicentenario y su esencia me llevo a los tiempos de la revolución, a los primeros años del periodo patrio, al inicio de la pintura en la Argentina.
Cuando empecé a interiorizarme del tema me llamo mucho la atención que las primeras producciones pictóricas de este periodo revolucionario en nuestro país fueran realizadas mayoritariamente por extranjeros que visitaron y residieron y después dejaron sus obras. Dichas obras tuvieron el propósito de documentar, retratando nuestros paisajes, nuestra vida cotidiana.
Los pintores extranjeros fueron Juan Felipe Goulu de origen francés, el suizo Jose Guth, y el inglés Emeric Essex Vidal.


El primero de ellos luego fue convocado como profesor en la escuela de Dibujo fundada por el fraile Francisco de Paula Casteñada. Dicha escuela fue iniciativa de Manuel Belgrano.Entre los óleos más conocidos de este pintor se encuentra el retrato de tamaño natural de la señora Carmen Zavaleta de Saavedra y la media figura del general Lucio Mansilla, que se conserva en el Museo Histórico Nacional.

Emeric Essex Vidal Se interna en las calles de Buenos Aires y muestra sus ciudadanos en sus acuarelas acompañandolos de textos que describen a los pobladores y sus costumbres.
Vista General de Buenos Aires
Sus acuarelas son sencillas , llenas de magia y color y muestran en esencia lo que a estos autores tanto les llamaba la atención.

Otros artistas extranjeros tales como Carlos E. Pellegrini, Hipolito Bacle,J. Moritz Rugendas... continuaron retratando nuestras tierras para luego dejar a paso a nuestros pintores argentinos Carlos Morel, Prilidiano Puyrredon, etc...Pero quise detenerme en estos primeros.
Fuente: internet

jueves, 27 de mayo de 2010

Los halcones de la noche




Como consecuencia del post que subió Anita acerca del pintor Edward Hopper ,y básándome en una de sus pinturas titulada "Los halcones de la noche", se me ocurrió deslizar mi lapicera en una servilleta de papel de ese viejo bar y escribir lo que leerán más abajo.




Los halcones de la noche.

Mi soledad me acarició una noche más entre silencios y oscuridades. Me puse mi traje gris oscuro, mi sombrero negro y caminé hasta el café de siempre. El que estaba ubicado en una de esas calles empedradas de San Telmo. Calles transitadas por mundos únicos y opacos, por transeúntes débiles de amor.
Al llegar al bar abrí la puerta vieja e insomne que dio un alarido sordo. Julio, el mozo, me miró y yo como siempre lo hacía, me senté en una banqueta pegada a la barra. Ese mueble que me separaba del muchacho era triangular, sin ninguna salida aparente. Él permanecía ahí todo el tiempo, no se movía más que adentro de ese equilátero perfecto, tan blanco como su ropa.
El lugar llamado “Los halcones de la noche” estaba iluminado por una intensa luz fluorescente que chocaba contra la oscuridad de la calle, tropezaba y volvía a entrar.
A mi izquierda y como únicos visitantes había una pareja. Ella tomando un té con masas de crema y el hombre bebiendo un vaso de whisky. Cada uno estaba en su mundo, no se hablaban, ni se miraban. Podría haber imaginado que eran dos desconocidos. De las manos de la mujer asomaban unas uñas pintadas de un rojo inquietante. El hombre no dejaba de girar su sombrero, el que posado sobre esa cabeza parecía estar mareado ante tanto movimiento.
Mientras me tomaba un café doble, agarré mi lapicera y empecé a hilvanar palabras en una servilleta de papel. Mañana a las ocho debía entregar un cuento a la editorial de una revista, que me pagaba algunos pesos por mis relatos de cada semana. Treinta y dos líneas exactas era la consigna impuesta.
Mis ojos se estrellaron contra la caja registradora del negocio que estaba enfrente del bar, cerrado a esa hora de la madrugada. Mi sitio inspirador de historias tenía vidrios que hacía visible a todo personaje que entraba al lugar y misteriosamente la registradora de enfrente también estaba rodeada de cristales transparentes.
El año 1942 se había presentado en nuestro calendario hacía tres meses y arrastraba con él a un verano cansado y a un otoño inquieto por decir “presente”.
Los recuerdos de otra época se mezclaban en mi mente, rebotaban y salían para pararse justo ahí enfrente de mí. Los halcones volaban alrededor de la veintena de sombreros estupefactos ante aquel espectáculo. Halcones que sólo aparecían en las noches bien armadas y listas para la fiesta. Las risas chocaban entre ellas dando vueltas, quebrándose ante algún aplauso o ante el asombro de algún joven distraído. La luz dominaba el lugar como un imperio poderoso que acababa de terminar una batalla . La música amenazaba a los presentes con maestría de un piano gastado y un violín que acompasaba nuestro tiempo. El piano en un rincón del bar parecía sonar a pesar de su ausencia. Las teclas bicolores saltaban en forma alternada y simétrica borrando las soledades y las angustias. El concertista apoyaba sus manos decididas y mudas para llenar de color cada mirada. Los recuerdos me seguían abrazando con la intención de desordenar la soledad de mi presente. Presente de una noche abandonada y ciega. La soledad me apretujó de una manera inusual en ella. Mis recuerdos y mi soledad lucharon por ganar la batalla que hacía un tiempo habían comenzado.
Volví a mi realidad. Volví al bar, a Julio, a la pareja de mi izquierda, a mi servilleta de papel sin ninguna letra. No encontraba un cuento para armar.
La historia no aparecía ni en mi cabeza ni en mi papel. Pensé inventar una discusión entre la pareja, una copa rota por Julio, un corte de luz imprevisto. Ninguna de estas ficciones me atrajeron y sabía muy bien que tampoco lo harían a mi editor.
Terminé mi café, guardé mis cosas en el maletín y empecé a deambular por la calle Defensa, con la esperanza de que por alguna vereda caminada, apareciera el cuento para la mañana que estaba a punto de anunciarse.

GRACIELA AMALFI
-

martes, 25 de mayo de 2010

Empezando a comer o la vida color naranja...


No estoy empezando por el principio, sino por lo que me toca vivir en estos días. Mi hija, querida Cande, está empezando a comer sólidos, de a poco, preparándose para la vida después de la teta.

"Empiecen con calabaza o zanahoria pisada (bien sabrosa) y banana o manzana pisada", dijo el pediatra.

A modo de prólogo, hicimos una sesión de shoping. Y otra vez nos vimos sorprendidos por la cantidad de modelos, colores, precios y funcionalidades para cosas tan simples como plato, vaso, cuchara y silla. Les cuento un poco más acerca de la silla de comer que elegimos: tiene doble bandeja, varias alturas, asiento reclinable y ruedas, accesorios absolutamente imprescindibles, según la vendedora, que también acotó que la íbamos a encontrar tan útil que no íbamos a poder salir de casa sin ella. Lo único que espero es que sea tan durable que la puedan usar hermanos y primos, porque no nos veo paseando en silla.

Una vez finalizadas las compras, me tocó cocinar. La primer comida fue puré de calabaza y fue más afuera que adentro, generándome una incógnita: ¿por qué el tapizado de la silla tan útil es celeste y no naranja, de forma tal que permita el camuflaje con el paisaje? El tiempo que llevó limpiar todo y volver la casa a su normalidad fue más que el tiempo que estuvimos con mi esposo tratando que algo de todo eso entre y se quede en Cande.

Todo es cuestión de paciencia... Las siguientes comidas fueron más éxitosas y cada vez más lo de adentro es más que lo que queda afuera.

La banana es de sus comidas preferidas y ahora agregamos compota de pera, ciruelas, yogur, cereales, puré de batata y carne picada con mucho éxito. Pero con la zanahoria no hay caso. Hasta ahora intenté darsela pisada con tenedor, procesada con minipimer, y el último grito de la moda entre bebés gourmet, según receta de Narda Lepes: hervida y pisada mezclada con pera. Tendrían que haber visto la carita de mi Cande después de haberle hecho probar esta super receta: una mezcla de expresiones entre: "qué asco, otra vez zanahoria" con "a quién se le ocurre arruinar una pera" y "esto no es ni comida ni postre". Dejaremos el ingrediente en suspenso y veremos más adelante.

Es más importante, ahora que sabemos qué le gusta y qué no, tratar de que mi hija entienda, a pesar del hambre, cómo es el procedimiento de recarga de la cuchara, minimizando la desesperación y sus iniciativas de arrebatarme el plato, para comer directamente de ahí.

¿Cómo les fue con la primera comida de su bebé? ¿Prefieren dulce o salado? Los que no son padres, ¿vivieron alguna experiencia dándole de comer a un bebé mientras aprende a hacerlo?

viernes, 21 de mayo de 2010

Edward Hopper

Mi maestra de pintura dibuja una brillante sonrisa y se iluminan sus ojos cuando habla de él. De su mano y sabiduria como pintora nos trajo a mis compañeros y a mi, otro hermoso regalo para nuestra alma, conocer (un poquito al menos) a este maravilloso pintor: Edward Hopper.
Nació el 22 de julio de 1882 en Nyack, estado de Nueva York. Sus cuadros tiene pocos elementos tratados con gran sencillez en los colores y las líneas arquitectónicas son un recurso frecuente utilizado para subrayar la soledad y el carácter desvalido del ser humano. reflejando tambien su fascinacion por la luz, el color y su amor por la arquitectura como puede observarse en
'The Lighthouse' and 'Summer Evening'.

Hopper es concocido como el principal pintor realista americano, ya que ha capturado la realidad urbana y rural de la vida en America durante le siglo xx. En 1931 pintó Habitación de hotel donde se entrecruzan varios de los motivos recurrentes en pintor, el del hotel, el de la figura aislada en un interior y el del viajero.

Continuó trabajando dentro de ese estilo durante toda su vida, refinándolo y perfeccionándolo, sin abandonar jamás sus principios básicos. La mayoría de las obras tienen como escenario el estado de Nueva York o Nueva Inglaterra, tanto los paisajes naturales como los urbanos son sencillos e íntimos, calles desiertas, teatros medio vacíos, estaciones de gasolina, vías de ferrocarril, hoteles. Una de sus obras más conocidas, Los halcones de la noche, muestra un café por la noche, con unos pocos clientes que no se hablan, bajo una despiadada luz eléctrica.

Murió el 15 de mayo de 1967 en Nueva York.



Les dejo un link sobre este excelente pintor, un album realizado por el Smithsonian American Art Museum:
http://americanart.si.edu/exhibitions/online/hopper/index.html

Ana M. Alaniz

lunes, 10 de mayo de 2010

El ser humano es el unico animal que tropieza dos veces con la misma piedra???


La frase popular “el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra “ siempre me provoco grandes ruidos internos..
Frases como estas estimulan a la inacción, a no hacer nada y menos aun después de haber cometido algún error.
. Es decir atenta con nuestro crecimiento personal que no es lineal en el sentido que las cosas se suceden una a una , sino circular ,es decir uno parte de un punto y vuelve a pasar por el mismo pero desde otro lugar, entonces uno va tropezando con la misma piedra tantas veces como necesite para poder realmente aprender de una situación
Hay veces que cometemos errores que son tan necesarios e imprescindibles en nuestra vida, necesarios para nuestra madurez socio espiritual que si lo mismos no fueran cometidas no habría crecimiento algún, seriamos eternos niños
Cuantas veces necesita un pequeñín de un año caerse para poder aprender a ganar seguridad y estabilidad en el andar?
Frases como estas nos marcan, son como mandatos que nos indican que hay que andar en orden, perfectos, prolijos sin el mínimo margen de error? Entonces me pregunto…..eso es andar en la vida??
El desorden, la equivocación es lo que nos va dar el anclaje necesario que necesitamos para simplemente ser protagónicos de nuestras vidas
Porque no querer equivocarse o temer equivocarse por segunda vez logra que uno quede aferrado a comportamientos obsoletos que en algún momentos funcionaron en nosotros , pero que ahora ya no nos sirven
Entonces el aprendizaje es desoír citas como estas que atentan contra nuestro crecimiento.
La consigna es equivoquémonos todo lo que mas podamos y sin importarnos cuantas veces porque en cada error hay crecimiento, hay madurez, hay protagonismo en nuestras vidas.

M.K.
May 2010

viernes, 7 de mayo de 2010

Un poema del Neruda para recordar en "esos" dias en que se siente la noche...


Oda a la vida , Neruda

La noche entera
con un hacha
me ha golpeado el dolor,
pero el sueño
pasó lavando como un agua oscura
piedras ensangrentadas.
Hoy de nuevo estoy vivo.
De nuevo
te levanto,
vida,
sobre mis hombros.

Oh vida, copa clara,
de pronto
te llenas
de agua sucia,
de vino muerto,
de agonía, de pérdidas,
de sobrecogedoras telarañas,
y muchos creen
que ese color de infierno
guardarás para siempre.

No es cierto.

Pasa una noche lenta,
pasa un solo minuto
y todo cambia.
Se llena
de transparencia
la copa de la vida.
El trabajo espacioso
nos espera.
De un solo golpe nacen las palomas.
Se establece la luz sobre la tierra.

Vida, los pobres
poetas
te creyeron amarga,
no salieron contigo
de la cama
con el viento del mundo.

Recibieron los golpes
sin buscarte,
se barrenaron
un agujero negro
y fueron sumergiéndose
en el luto
de un pozo solitario.

No es verdad, vida,
eres
bella
como la que yo amo
y entre los senos tienes
olor a menta.

Vida,
eres
una máquina plena,
felicidad, sonido
de tormenta, ternura
de aceite delicado.

Vida,
eres como una viña:
atesoras la luz y la repartes
transformada en racimo.

el que de ti reniega
que espere
un minuto, una noche,
un año corto o largo,
que salga
de su soledad mentirosa,
que indague y luche, junte
sus manos a otras manos,
que no adopte ni halague
a la desdicha,
que la rechace dándole
forma de muro,
como a la piedra los picapedreros,
que corte la desdicha
y se haga con ella
pantalones.
La vida nos espera
a todos
los que amamos
el salvaje
olor a mar y menta
que tiene entre los senos.

sábado, 1 de mayo de 2010

Jugando...


Después de tanta cultura (poemas, cuentos, pinturas) por parte de mis compañeras, retomo mis reflexiones sobre esta aventura de la maternidad que me toca emprender.
Estos días, después de una visita a varias jugueterías de un shoping de la ciudad donde vivo y de comprarle el regalo por los cinco meses de vida a nuestra querida Cande, tuve varias revelaciones en relación a los juguetes para bebés.
En primer lugar podemos observar que los precios que se manejan en relación a chiches que sólo se van a usar unos pocos meses o ni siquiera, son verdaderamente desproporcionados. No nos olvidemos que los chicos crecen más rápido de lo que nos damos cuenta y sus intereses cambian constantemente.
Además, no importa cuanto camines y revuelvas en las jugueterías, para encontrar el juguete ideal. Vas a descubrir que ese muñeco, con texturas diferentes, sonajero, mordillo y licencia de una multinacional del entretenimiento, no va a ser nunca tan divertido como:
- el control remoto que tiene papá,
- el diario del tío,
- los exámenes por corregir de mamá,
- el perrito del padrino, cuanto más mugriento y baboso mejor.
Cande nos demostró en estos cinco meses y medio que no importa cuan inteligente sea el diseño del chiche. Nada es más divertido que desparramar una bolsa de alfajores, sentada arriba de la mesa de la casa de la abuela. O revolear el chupete cual boleadora. O sacudir los instrumentos de percusión de la madrina. O meter los deditos en el sintetizador de papá. O en el mate que mamá toma y le pasa a la abuela y a los tíos (aunque a veces queme un poquito).
Me parece que el mundo real es mucho más interesante que el mundo de los juguetes políticamente correctos y aptos para la estimulación temprana y el esparcimiento de nuestros bebés. Y para mejor, está disponible todo el tiempo y en todos lados.
¿Qué opinan ustedes?¿Qué experiencias tuvieron con juguetes para bebés?
MBA

martes, 27 de abril de 2010

Ellas...


Palabras....paroles...


Palabras que me inundan la cabeza

Palabras de amor, crueles, eternas

Las que reflejan una a una mis emociones

A veces no las encuentro…

Palabras que abren puentes,

que rompen muros .

Las buscos entre mis recuerdos, en mis vivencias

Y no las encuentro…

Y otras veces aparecen así de golpe, asustando mi hacer cotidiano

sin dudarlo

las llevo conmigo hasta volcarlas en algún en papel

Y las dejo atrapadas ahí por un buen rato

Otras veces se me vuelven a disparar…

Todas ellas son toda yo

En todas los idiomas, en todos los dialectos

Ellas siempre presentes

Todo el tiempo nos buscamos desesperadamente

como ardientes amantes

en eterna fruición

Palabras, paroles, palabras…,


M.K

abril 10

sábado, 24 de abril de 2010

23 de Abril...Día del Libro.






23 DE ABRIL : DÍA DEL LIBRO.

No podía dejar pasar este día como uno más.
¡Hoy es el día del libro!
Ese libro que está cómodamente recostado en tu biblioteca, descansando durante meses sin que nadie se percate de su presencia.
Uno de esos libros que como un aliado incondicional te acompaña en tus viajes en subtes, en el colectivo, en un taxi.
Aquel otro que está apoyado en tu mesita de luz y en tus manos te ayuda a conciliar el sueño para luego descansar a tu lado hasta la noche siguiente.
Ese único y primero que le leíste a tu hijo cuando se disponía a dormir y veía en vos al primer actor de la historia.
Está el que se siente apretujado en tu cartera o maletín, pero que siempre dice “presente” cuando querés recorrer sus páginas.
Están los de literatura clásica, los de autoayuda, los de cuentos infantiles, los de filosofía, los de…mil más.
Y ahora está este cuento maravilloso escrito por el genio de Julio Cortázar, en donde justamente un libro es el protagonista.

La continuidad de los parques.
de Julio Cortázar.

Había empezado a leer la novela unos días antes. La abandonó por negocios urgentes, volvió a abrirla cuando regresaba en tren a la finca; se dejaba interesar lentamente por la trama, por el dibujo de los personajes. Esa tarde, después de escribir una carta a su apoderado y discutir con el mayordomo una cuestión de aparcerías volvió al libro en la tranquilidad del estudio que miraba hacia el parque de los robles. Arrellanado en su sillón favorito de espaldas a la puerta que lo hubiera molestado como una irritante posibilidad de intrusiones, dejó que su mano izquierda acariciara una y otra vez el terciopelo verde y se puso a leer los últimos capítulos. Su memoria retenía sin esfuerzo los nombres y las imágenes de los protagonistas; la ilusión novelesca lo ganó casi en seguida. Gozaba del placer casi perverso de irse desgajando línea a línea de lo que lo rodeaba, y sentir a la vez que su cabeza descansaba cómodamente en el terciopelo del alto respaldo, que los cigarrillos seguían al alcance de la mano, que más allá de los ventanales danzaba el aire del atardecer bajo los robles. Palabra a palabra, absorbido por la sórdida disyuntiva de los héroes, dejándose ir hacia las imágenes que se concertaban y adquirían color y movimiento, fue testigo del último encuentro en la cabaña del monte. Primero entraba la mujer, recelosa; ahora llegaba el amante, lastimada la cara por el chicotazo de una rama. Admirablemente restallaba ella la sangre con sus besos, pero él rechazaba las caricias, no había venido para repetir las ceremonias de una pasión secreta, protegida por un mundo de hojas secas y senderos furtivos. El puñal se entibiaba contra su pecho, y debajo latía la libertad agazapada. Un diálogo anhelante corría por las páginas como un arroyo de serpientes, y se sentía que todo estaba decidido desde siempre. Hasta esas caricias que enredaban el cuerpo del amante como queriendo retenerlo y disuadirlo, dibujaban abominablemente la figura de otro cuerpo que era necesario destruir. Nada había sido olvidado: coartadas, azares, posibles errores. A partir de esa hora cada instante tenía su empleo minuciosamente atribuido. El doble repaso despiadado se interrumpía apenas para que una mano acariciara una mejilla. Empezaba a anochecer. Sin mirarse ya, atados rígidamente a la tarea que los esperaba, se separaron en la puerta de la cabaña. Ella debía seguir por la senda que iba al norte. Desde la senda opuesta él se volvió un instante para verla correr con el pelo suelto. Corrió a su vez, parapetándose en los árboles y los setos, hasta distinguir en la bruma malva del crepúsculo la alameda que llevaba a la casa. Los perros no debían ladrar, y no ladraron. El mayordomo no estaría a esa hora, y no estaba. Subió los tres peldaños del porche y entró. Desde la sangre galopando en sus oídos le llegaban las palabras de la mujer: primero una sala azul, después una galería, una escalera alfombrada. En lo alto, dos puertas. Nadie en la primera habitación, nadie en la segunda. La puerta del salón, y entonces el puñal en la mano. la luz de los ventanales, el alto respaldo de un sillón de terciopelo verde, la cabeza del hombre en el sillón leyendo una novela.


martes, 13 de abril de 2010

Giovanni FATTORI

Comparto con nuestros lectores a este artista que encontré sin buscar, otro de los tantos genios que pude hallar en las librerías que tanto me gustan, aquellas donde venden libros de segunda mano pero no por eso menos importantes.

Giovanni Fattori, nació en Livorno el 6 de septiembre de 1825.
La vida no estaba resultando fácil para esta humilde familia y desde muy joven Giovanni siente la necesidad de ayudar economicamente a los suyos. Por esta razón pronto comienza a trabajar junto a su hermano mayor, en un despacho de negocios...Es precisamente el socio de su hermano quien sorprende a Fattori retratando a un viejo con un "parecido perfecto" a pesar de su total inexperiencia...Acompañado por su padre abandona Livorno para ir a Florencia y es en esta ciudad donde frecuenta la escuela de Bezzuoli, para luego pasar a la Academia de Bellas Artes.
"Una vida alegre, sin preocuparme demasiado de lo que podría suceder mañana." Así define este periodo de sus existencia entregado a la búsqueda de un camino personal y artístico. En ese momento le interesaba exclusivamente la técnica de la pintura inclinándose a los temas romántico-históricos. Durante sus años mozos conoce a Nino Costa y llega a confesar mas tarde "Si yo me he convertido en un artista con algún merito se lo debo todo a NIno Costa."
Es vastisima la obra de este artista dotado de una extrema sensibilidad capaz de volcar en la tela su visión de la realidad, siendo nombrado profesor de enseñanza superior en el Instituto de Bellas Artes de Florencia.
A medida que evoluciona en su técnica va definiendo también su estilo que para los años 1870 esta practicamente determinado en cuanto a la temática. Le interesan los retratos del pueblo, las escenas militares, los paisajes, de campo y las marinas. En cuanto a las formas se inclina por los colores difuminados en listas y franjas de clara horizontalidad y el estilo de su pintura se resuelve hacia el impresionismo.
La coronación de su carrera artística llega cuando expone en el Salón de París y en 1878 el rey Humberto visita su estudio en Florencia.
En 1889 la obra "El Mercado de San Godenzo" recibe la medalla de oro en la Exposición Internacional de colonia y una mención de honor en la Exposición Universal de París.
El artista aconseja a sus seguidores que sigan su propio camino en el arte de tal manera que "cada uno sea el mismo" sin claudicar ante la fácil tentacion de seguir otras huellas.
Muere en Florencia en agosto de 1908.
Fattori ha pasado a la historia del arte por esa búsqueda técnica de la "mancha" que produce a distancia la impresión autentica de la realidad.

El Mercado de San Godenzo

Los Bueyes

Borrasca

Estadísticas